Zumos Saludables

Tuesday, June 13, 2006

BIENESTAR LIQUIDO

Los zumos tienen la ventaja de que sus vitaminas, minerales, oligoelementos y enzimas pasan directamente a la sangre sin necesidad de digestión previa ni de desgaste energético. Y si bien las frutas y hortalizas no son alimentos "completos" proporcionan cantidades notables de algunos nutrientes que no están presentes en la dieta habitual o de los que existen importantes deficiencias como es el caso de las vitaminas C, B9 (ácido fólico) y el betacaroteno así como algunos minerales como el calcio, el magnesio y el hierro.

Micronutrientes que aseguran un óptimo funcionamiento cerebral (hierro y vitaminas C y B9), desempeñan un papel destacado en la construcción y el mantenimiento de los huesos (calcio, magnesio y vitamina C) y ejercen una importante acción antioxidante (vitaminas C y B9).

Además, es interesante destacar que, por carecer de proteínas, los zumos vegetales no estimulan la secreción de los jugos gástricos por lo que no producen acidez ni úlceras de estómago. Otra ventaja terapéutica es que son alcalinizadores de la sangre, de manera que favorecen el equilibrio de su pH y facilitan la capacidad de las células tanto para absorber nutrientes del flujo sanguíneo como para excretar desechos metabólicos, aumentando así la capacidad depuradora y desintoxicadora del cuerpo.



NO ingerir conjuntamente las frutas ácidas con las dulces.
Las enzimas que contienen las frutas y verduras se destruyen con el calor de la cocción por lo que es indispensable que a la hora de consumirlos como zumo se licúen "en crudo".
El alto contenido en agua de estos alimentos -que puede llegar hasta el 90%- es en su totalidad "orgánica" y, por ello, resulta más fácil de asimilar. El agua de manantial, con ser pura y recomendable, no tiene esa virtud.


Tenga en cuenta también que, al tomar zumos variados, se beneficia del efecto sinérgico de todos los nutrientes que colaboran unos con otros para nutrirnos y mejorar la salud. En suma, los zumos tienen propiedades diuréticas, alcalinizantes, antioxidantes, remineralizantes y tonificantes.

Además, la fruta posee cualidades desintoxicantes, previene el cáncer, regula el tracto intestinal y evita las enfermedades cardiovasculares.



Dos o tres vasos diarios de buen zumo natural elaborado con frutas o verduras de temporada es una excelente fuente de salud.

CÓMO PREPARAR UN ZUMO


1. Seleccione productos frescos procedentes de cultivo biológico ya que no habrán sido tratados con plaguicidas y poseerán más sabor.

2. No añada azúcar.

3. Tomarlo inmediatamente (o congelarlo) para que no se resienta su contenido nutricional, su sabor y su color evitando la oxidación de sus sustancias activas.

RECETAS

-Afecciones bucales. Enjuáguese la boca 3 veces al día con zumo de moras, fruta muy rica en vitaminas A y C.

-Anemia. Añada a un cuarto de litro de zumo de albaricoque una infusión de 25 gramos de ortiga blanca. La mezcla aumenta el número de glóbulos rojos.

-Artritis. Son útiles el zumo de cereza y el de piña.

-Calambres. Tome zumo de piña fresca ya que contiene bromelaína, un relajante muscular.

-Diarrea. A un zumo de manzana añádale 1 cucharada de salvado de trigo. Tómelo después de comer.

-Dolor de espalda. Tome como preventivo un vaso de zumo de uvas frescas diariamente y fuera de las comidas.

-Estreñimiento. Comience el día con un zumo de manzana y pera. El zumo de manzana contiene sorbitol, un azúcar natural con propiedades laxantes.

-Fatiga. Tome un zumo elaborado con 25 g. de manzana, 250 g. de naranja y 50 g. de limón. Es un buen reconstituyente.

-Fiebre. Tome un zumo hecho con 100 g. de fresas y otros 100 de grosellas 3 veces al día.

-Gripe. Los zumos de manzana y de uva tinta descongestionan la nariz. La uva tinta contiene además taninos, unos compuestos con propiedades antivirales. Tome estos zumos a temperatura ambiente y fuera de las comidas.

-Infección urinaria. El zumo de arándano es un excelente remedio para la prevención y el tratamiento de las infecciones del aparato urinario. El arándano contiene una sustancia que evita que las bacterias se adhieran a la membrana de las vías urinarias y de la vejiga.

-Irritación de garganta. Tanto el jengibre como la piña contienen agentes naturales antiinflamatorios que pueden acelerar la curación de una garganta irritada.

-Migrañas. Licúe 100 gramos de fresas y 50 de manzana y añada a la mezcla un plátano batido.

-Resfriados. El zumo de naranja es ideal para prevenir los resfriados por su alto contenido en vitamina C. Empiece el día con un vaso de zumo de naranja. -Síndrome premenstrual. Para evitar la retención de líquidos pruebe con un zumo de uvas frescas o zumo de melón una vez al día. Son diuréticos naturales.

-Sinusitis. Beba zumos de manzana o de uva. Se recomienda tomarlos a temperatura ambiente y fuera de las comidas.

-Tendinitis. Tome dos vasos al día de zumo de cereza negra mientras sienta molestias. Mezcle el zumo con igual cantidad de agua.

-Tos y bronquitis. Mezcle medio litro de zumo de piña con medio mango y 3 ciruelas licuadas. Lubrifica las membranas de la garganta.

-Resaca. Si se ha pasado con el alcohol y sufre resaca, hágase un zumo licuando un tomate, un pepino, la cuarta parte de una cebolla pequeña y una cucharada de aceite de oliva. Tómelo antes de dormir y repita la operación a la mañana siguiente.

- Acné o a mejorar los eczemas. Zumo de zanahoria combinado con espinaca, lechuga o espárragos

0 Comments:

Post a Comment

<< Home